top of page

CONTRAPICADO: Cómo y cuándo usarlo en tus fotos



¿QUÉ ES EL PLANO CONTRAPICADO?


El plano contrapicado es una técnica fotográfica que consiste en capturar la imagen desde un ángulo inferior al sujeto fotografiado. En otras palabras, el fotógrafo apunta la cámara hacia arriba desde una posición más baja que el objeto o la persona que está fotografiando. Este ángulo crea una sensación de grandeza y poder, alterando la perspectiva convencional y ofreciendo una visión única del mundo.


¿QUÉ TRANSMITE UN CONTRAPICADO EN FOTOGRAFÍA?


El uso del plano contrapicado tiene varios propósitos en la fotografía. En primer lugar, destaca la importancia y la imponencia del sujeto. Al mirar hacia arriba, el espectador percibe al objeto como más grande y dominante en la composición, lo que puede ser especialmente efectivo al retratar arquitectura imponente, árboles magníficos o incluso retratos.

Además, el plano contrapicado, al contrario que el plano picado, a menudo transmite una sensación de poder, autoridad, seguridad o superioridad. Este ángulo es común en fotografías cinematográficas para resaltar la magnitud de los héroes o villanos en una historia.



VENTAJAS DEL PLANO CONTRAPICADO


Entre las ventajas de realizar un contrapicado encontramos, principalmente, estas tres:


  1. Énfasis en el sujeto: al elevar el sujeto, el plano contrapicado permite que la atención se centre directamente en él, eliminando distracciones del fondo y destacando su importancia.

  2. Cambio de perspectiva: romper con la perspectiva tradicional ofrece una visión fresca y única, permitiendo al fotógrafo experimentar con la creatividad y la originalidad.

  3. Impacto visual: las imágenes capturadas con plano contrapicado tienden a ser visualmente impactantes, ya que ofrecen una perspectiva poco común que puede sorprender y cautivar al espectador y hacer que este esté más tiempo contemplando la imagen para entender qué ocurre.




CONSEJOS PARA REALIZAR FOTOS EN CONTRAPICADO


A continuación, voy a compartir contigo algunos consejos que te ayudarán a la hora de realizar un contrapicado en fotografía.


  1. Encuadre adecuado: Asegúrate de encuadrar el sujeto de manera que se destaque contra el cielo o cualquier otro fondo que tenga. Esto ayudará a resaltar la forma y la importancia del objeto.

  2. Cuidado con la distorsión: El uso excesivo del plano contrapicado puede distorsionar la apariencia de los objetos. Ajusta el ángulo para mantener la proporción y evitar distorsiones exageradas.

  3. Live View: Si tu cámara cuenta con una pantalla articulada y modo Live View para fotografiar encuadrando desde la pantalla, úsalo, podrás lograr contrapicados más acentuados de forma más fácil y cómoda.

  4. Experimenta con la luz: La iluminación puede afectar significativamente la percepción de la imagen. Experimenta con diferentes momentos del día para lograr efectos dramáticos utilizando la luz natural.

  5. Juega con las líneas: Aprovecha las líneas convergentes creadas por la posición baja de la cámara para agregar dinamismo y dirección a la composición.




CUÁNDO EVITAR EL ÁNGULO CONTRAPICADO


Aunque el plano contrapicado puede ser una técnica efectiva para muchas situaciones fotográficas, hay momentos en los que su uso puede no ser apropiado o no transmitir el mensaje deseado. Estas son algunas de las situaciones en las que es posible que desees evitar el contrapicado:


  1. Pérdida de contexto: si el contexto es esencial para comprender la escena, el uso de un contrapicado extremo podría eliminar detalles importantes del fondo. En situaciones donde conocer el entorno sea crucial para la historia, es posible que prefieras un ángulo más convencional para no perder información por el camino.

  2. Retratos incómodos: algunas personas pueden sentirse incómodas o desfavorecidas cuando son fotografiadas desde un ángulo inferior. En retratos, especialmente en situaciones formales, es importante considerar cómo se sentirá el sujeto con respecto a la perspectiva.

  3. Distorsión excesiva: en ciertas circunstancias, el contrapicado extremo puede distorsionar la apariencia de los objetos, haciendo que parezcan desproporcionados o poco naturales. Esto es especialmente relevante al fotografiar edificios altos o estructuras que podrían perder su forma reconocible.

  4. Dificultad técnica: en algunas situaciones, como eventos deportivos o momentos de acción rápida, el uso de un contrapicado puede ser técnica y logísticamente desafiante. La necesidad de ajustar rápidamente la composición y mantener la estabilidad puede resultar un obstáculo en este tipo de escenarios.

  5. Monotonía visual: con el uso constante del mismo ángulo, incluso si es un contrapicado, se corre el riesgo de que las imágenes se vuelvan monótonas. En algunas situaciones, variar los ángulos y perspectivas puede agregar interés visual a la serie de fotografías.

  6. Escenas de poca altura: en situaciones donde el sujeto es bajo o está a nivel del suelo, un contrapicado puede no agregar mucho a la imagen y podría resultar redundante. En estos casos, puede ser más efectivo utilizar ángulos de visión más convencionales o un punto de vista cenital.


6 visualizaciones

Comments


bottom of page